LAS
ALMENAS

Llámanos ahora

696 38 41 92

Horario de apertura

Lun-Sab 10:30 - 18:30​

Whatsapp

696 38 41 92

úlceras en los ojos de un perro

Úlceras en los ojos de un perro

5
(7)

Seguro que si tienes un perro ya te has dado cuenta de que estos animales son propensos a tener problemas oculares. Las úlceras en los ojos de un perro es uno de estos problemas que pueden complicarse si no se tratan a tiempo. Ya que, además de causar bastante dolor, pueden derivar en una infección que, en el peor de los casos puede causar la pérdida del ojo afectado.

Si quieres conocer cuáles son las causas más comunes de las úlceras en los ojos de un perro y cómo detectarlas a tiempo, toma nota de lo que aquí te contamos desde Las Almenas.

enfermedades ojos perros

¿Cómo son las úlceras en los ojos de un perro?

Una úlcera es una herida que puede salir en diferentes partes del cuerpo y que si no se trata puede infectarse. En el caso de las úlceras en los ojos de un perro, estamos hablando de aquellas que aparecen en la córnea. 

La córnea es uno de los tejidos más sensibles del organismo. Es totalmente transparente y por eso no tiene vasos sanguíneos. Al no tener vasos sanguíneos su cicatrización, ante cualquier lesión, es diferente a la de otros tejidos. Sin embargo, sí que tiene múltiples terminaciones nerviosas, por lo que ante cualquier anomalía el perro sentirá mucho dolor.

La córnea es, por tanto, la estructura más externa del globo ocular y está formada por varias capas, siendo el epitelio la capa más externa encargada de proteger al resto de la córnea de sufrir una infección. Puesto que la córnea es la primera barrera protectora del ojo, no es difícil que un arañazo, un roce o abrasión contra algún objeto pueda producir un daño.

Cuando el epitelio está dañado se produce una úlcera corneal superficial. Pero si la lesión profundiza hacia las capas más internas de la córnea, el pronóstico empeora pudiendo llegar a darse la perforación del globo ocular.  

Como decimos estas heridas o úlceras en los ojos de un perro son muy dolorosas, por lo que es necesario acudir cuanto antes al veterinario para evitar que haya una perforación de la córnea y que se ponga en peligro la vista del ojo afectado.

tratamientos úlcera ojos perros

Tipos de úlceras en los ojos de un perro

Las úlceras en los ojos de los perros pueden ser de varios tipos:

Úlceras superficiales

Son las más comunes. Están provocadas por roces, arañazos o pequeños traumatismos en el ojo, como puede ser el roce de una espiga o una hoja al correr. También puede aparecer si el perro tiene la enfermedad del ojo seco.

Las úlceras corneales siempre deben curarse lo más rápido posible. En cuestión de una semana, con un colirio antibiótico, habrá cicatrizado. No obstante, si no se consigue una mejoría pasada una semana de tratamiento, conviene volver a consultar con el oftalmólogo veterinario.

Úlceras tórpidas

Son aquellas úlceras en los ojos de un perro que tiene un defecto en el epitelio de origen congénito, es decir, que lo ha heredado. Esto es algo que sucede en determinadas razas como el bóxer o el bulldog francés e inglés. De hecho, también se conoce a esta patología como úlcera del bóxer. En general, se trata de perros con ojos saltones que predisponen a tener este tipo de úlceras corneales.

Estas úlceras se caracterizan por su lenta cicatrización que, en ocasiones requieren de una pequeña intervención quirúrgica para sanear la herida.

Úlceras infecciosas

En el caso de que la úlcera sea provocada por una inflamación de la conjuntiva o de la córnea, hablamos de úlceras infecciosas. 

Los protozoos, los hongos, la leishmaniosis canina ocular y los virus son los principales causantes de este tipo de úlceras infecciosas.

Estas úlceras en los ojos de un perro requieren un tratamiento veterinario más complejo con el fin de evitar la pérdida de visión y cicatrices en la córnea.

síntomas úlcera ojos perros

Síntomas de las úlceras en los ojos de un perro

Aunque las úlceras en los ojos de un perro suponen una amenaza para su visión y calidad de vida, la mayoría se curan sin problemas si se detectan temprano. Para ello, tendrás que fijarte no solo en el dolor que pueda sentir tu amigo peludo, sino también en los siguientes síntomas:

  • Mala visión.
  • Ojos llorosos y enrojecidos.
  • Ojos entrecerrados o guiñados.
  • A veces muestran los ojos bizcos.
  • Parpadeo excesivo.
  • Necesidad de rascarse con frecuencia.
  • Fotofobia o sensibilidad excesiva a la luz.

¿La úlcera corneal en perros es contagiosa?

Si tenemos en cuenta la naturaleza de las úlceras corneales, esta condición no se considera contagiosa, ni para los humanos ni para otros perros. Aunque es cierto que muchas veces los síntomas de úlcera corneal se confunden con los síntomas de la conjuntivitis bacteriana, una afección que sí es contagiosa, tanto para las personas como para otras mascotas. 

Si quieres conocer más detalles de la conjuntivitis, seguro que te interesa nuestro artículo “La conjuntivitis en los perros, ¿cómo se cura?”

Diagnóstico y tratamiento de las úlceras en los ojos de un perro

Para un correcto diagnóstico, además de los hallazgos de la exploración oftalmológica, se mide la presión intraocular y, si se trata de una úlcera complicada, se procede a un cultivo.

Puesto que las úlceras superficiales no suelen ser visibles a simple vista, en muchos casos, el veterinario debe recurrir al uso de una tinción especial llamada fluoresceína. Una vez que el tinte es colocado en el ojo, este se adhiere a la úlcera y hace que la herida se tiña de un color verde fluorescente.

Como hemos visto, dependiendo del tipo de úlcera, su gravedad y su causa, el veterinario determinará el tratamiento más adecuado que tiene como objetivo eliminar la causa de la úlcera y fomentar una curación rápida que evite el riesgo de pérdida de la visión.  

Habitualmente, en las úlceras más superficiales, se utiliza analgésico para el dolor y antibiótico tópico en colirio para evitar que se produzcan infecciones. Con este tratamiento el 90% de las úlceras se curan solas. También se pueden recomendar colirios que mantienen la pupila dilatada y, así, se consigue reducir el dolor.  

El 90% de las úlceras en los ojos de un perro son superficiales y se solucionan en poco más de una semana, pero es necesario acudir al veterinario para que determine un correcto diagnóstico y que paute el tratamiento más adecuado.

Pero en los casos de úlceras complicadas (las que son más profundas o se han infectado) aparece una uveítis asociada, por lo que está indicado el uso de antinflamatorios no esteroideos y corticoides orales.

Cuando la lesión afecta a todas las capas de la córnea se produce la perforación del globo ocular y la salida de humor acuoso de su interior. En estos casos es necesario realizar con urgencia una cirugía para conservar el globo ocular y la visión.

En cualquier caso, en todas las úlceras en los ojos de un perro es necesario colocar un collar isabelino para evitar lesiones provocadas por el rascado del ojo.

úlcera corneal en perros

¿Las úlceras corneales en perros se pueden prevenir?

No siempre es posible prevenir las úlceras en los ojos de un perro, ya que son debidas a una amplia variedad de causas. No obstante, desde Las Almenas te damos estas útiles recomendaciones para evitar y frenar el avance de las úlceras corneales:

  • No dejes que tu perro se involucre en juegos bruscos o peleas con otros perros, gatos o animales. Esto podría ser el origen de arañazos y lesiones en de los ojos.
  • Asegúrate de no tener objetos puntiagudos alrededor del perro o que queden a la altura de sus ojos. Así podrás minimizar las probabilidades de que se lastime la córnea por accidente.  
  • Evita que cualquier sustancia irritante o química (champús, aerosoles, productos de limpieza, etc.) entre en contacto con los ojos de tu perro.
  • Revisa los ojos de tu perro con cierta frecuencia. Así podrás detectar signos evidentes de irritación, como enrojecimiento o lagrimeo.
  • Si observas cualquier síntoma inusual en los ojos del animal, contacta con tu veterinario lo antes posible.

No automediques a tu perro

Lo que nunca debes hacer es aplicar por tu cuenta un colirio a tu perro si no te lo ha prescrito un veterinario. Aunque parezca una úlcera superficial siempre es necesario que sea revisada por un veterinario.

Lo que sí puedes hacer es contribuir en su salud visual mejorando su dieta con alimentos ricos en antioxidantes, especialmente vitamina E y betacarotenos, como las zanahorias y la calabaza. También es muy recomendable incluir alguna fuente de ácidos grasos omega-3.

Recuerda que este artículo sobre úlceras en los ojos de un perro es meramente informativo, ya que en Las Almenas no tenemos facultad para recetar tratamientos veterinarios ni tampoco podemos realizar ningún tipo de diagnóstico. Por tanto, ante cualquier tipo de úlceras en los ojos de un perro es necesario acudir al veterinario para que sea este especialista quien determine de qué problema se trata y cómo solucionarlo de la mejor forma.

Y si tienes alguna cuestión que quieras comentar o preguntar, puedes contactar con nosotros o escribirnos aquí debajo o en nuestros perfiles en Facebook, Instagram y en nuestro canal de YouTube de Las Almenas. Aquí, en nuestro blog, seguiremos dándote consejos saludables, ¡hasta pronto!

¿Te ha gustado este artículo?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 7

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

2 respuestas

    1. Hola Manuela, gracias por escribirnos, la verdad es que en cosas tan específicas es mejor que te pongas en manos de un veterinario. Sin ver a tu perro, no podemos saber si ese cambio de color se produce por una enfermedad o por otro motivo. Nos gusta ser serios y dar valor con nuestras respuestas pero en este caso, no vamos a opinar y te recomendamos que acudas a un especialista. Para todo lo demás, podremos ayudarte. Un saludo y gracias por formar parte de esta gran comunidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Hablamos?