LAS
ALMENAS

Llámanos ahora

696 38 41 92

Horario de apertura

Lun-Sab 10:30 - 18:30​

Whatsapp

696 38 41 92

el síndrome del perro pequeño

¿Qué es el síndrome del perro pequeño? ¿Cómo puedo corregirlo?

4.5
(17)

Seguro que has escuchado en más de una ocasión que los perros de raza pequeña o toy son más agresivos, ladradores o incluso mordedores que los perros grandes. Y, aunque biológicamente esto no es verdad, sí que es posible que estas razas tengan peor conducta, algo que se conoce como el síndrome del perro pequeño. 

¿Conoces este síndrome? ¿Quieres saber a qué se debe o cómo resolverlo? Entonces, sigue leyendo este artículo que hemos preparado desde Las Almenas para que puedas corregir este tipo de conductas. 

educar perro ladrador

¿Qué es el síndrome del perro pequeño?

El síndrome del perro pequeño es un trastorno de la conducta que se produce por la educación inadecuada del animal. Y es que, aunque no siempre seas consciente, el hecho de permitir que tu mascota haga lo que quiere es el primer paso para que desarrolle el síndrome del perro pequeño.

Habitualmente a los perros de raza grande no se les consienten ciertos comportamientos inadecuados como, por ejemplo, saltar encima de las personas, ocupar la cama o sofá, gruñir a los desconocidos, tirar de la correa durante el paseo. Sin embargo, cuando se trata de un perro pequeño, se suele ser más permisivo porque incluso, en estas situaciones, los perros minis parecen inofensivos e incluso graciosos y adorables.

En definitiva, el síndrome del perro pequeño es la consecuencia de una educación deficiente en la que se aceptan comportamientos que son intolerables en cualquier raza de perro. 

Estas conductas inadecuadas perjudican la sociabilidad de los perros convirtiéndolos en animales temperamentales y también muy molestos a la hora de convivir con ellos. 

No obstante, no creas que todo está perdido. Con adiestramiento y paciencia podrás revertir y eliminar este tipo de comportamientos habituales en el síndrome del perro pequeño.

¿Qué consecuencias conlleva el síndrome del perro pequeño?

Darle algo de tu propia comida, dejarle subirse al sofá, ladrar para llamar la atención sin ser regañado, enfrentarse a otros animales, ir por delante tuyo tirando de la correa, … Este exceso de “mimo” y falta de disciplina que generalmente se da en los perros de raza pequeña conlleva una serie de consecuencias, que son los síntomas más notables que pueden darte una pista sobre si tu mascota tiene el síndrome del perro pequeño:

  • Ladridos fuertes y enérgicos sin motivos.
  • Enfrentamiento, rivalidad y agresividad hacia otros perros.
  • Problemas de socialización con personas y otros animales.
  • Pedir comida continuamente.
  • Convivencia dificultosa.
  • Desobediencia en las órdenes.

En definitiva, se trata de cuestiones que únicamente se consienten a perros pequeños, ya que todo esto sería imposible de gestionar en un animal grande.

criadero perros toy

¿Es verdad que los perros pequeños son más nerviosos y agresivos?

Bueno, en realidad existen muchos tipos de perros pequeños. Cada raza y cada ejemplar tiene sus particularidades en cuanto a su comportamiento, necesidades, reacciones. Por tanto, no debemos generalizar, ya que existen razas de perros pequeñas que destacan por ser tranquilas.

Pero también es cierto que algunos perros pequeños son conscientes de su tamaño y esto les hace ser más vulnerables y pueden tener miedo, lo cual les obliga a mostrarse más agresivos que los perros grandes.

Además del exceso de consentimiento y mimos que se dan en el síndrome del perro pequeño, existen otros motivos por los que tu perro puede ser muy ladrador o mostrarse más agresivo. Verás que todos ellos están relacionados con la educación y la socialización del animal:

Ansiedad por separación

El síndrome de abandono en perros también causa un comportamiento similar al que se da en el síndrome del perro pequeño. En este caso, los perros no pueden quedarse solos y se vuelven ladradores y capaces de morder todo y perder el control de las conductas higiénicas. 

Ambos síndromes coinciden en los ladridos, en el comportamiento compulsivo y en que de nuevo una correcta educación y socialización es la clave para solucionarlo. 

Socialización inadecuada

Hemos explicado en muchos artículos lo importante que es conseguir una socialización adecuada del perro. En Las Almenas procuramos que esta socialización comience desde las primeras semanas de vida de nuestros cachorros. 

Si no se realiza una socialización correcta, es posible que el perro desarrolle algún miedo, inseguridad o tenga reacciones extrañas en las que se ponga a ladrar. Ante una carencia de socialización, tu perro se puede mostrar agresivo con otros perros o personas que para él sean extrañas.

Cuando son cachorros esto es muy fácil de solucionar, de ahí que sea muy importante que tu perro socialice cuanto antes, aunque tendrás que ser consciente del problema que existe hasta que esté vacunado. Si quieres saber cuándo sacar a tu cachorro a la calle, puedes despejar tus dudas con este otro artículo: ¿Cuándo puede salir un cachorro a la calle? 

Aburrimiento

Un perro aburrido es una mala combinación. Los perros llevan fatal esto de aburrirse. Necesitan trabajar, correr, jugar y quemar esa energía que tienen. Si tu perro se aburre con frecuencia es fácil que aparezcan multitud de problemas de comportamiento. Por eso, si no tiene nada que hacer, en cuanto escuche un sonido o algo diferente, esto le llamará la atención y se pondrá a ladrar o a realizar cualquier trastada.

Para evitarlo, procura estimularle y aprovechar para entrenarle en cosas útiles. Así es como se olvidará de otros ruidos o estímulos que no le aportan nada. 

Miedo

El miedo es una patología que puede aparecer en los perros por diferentes motivos. La respuesta típica del perro ante el miedo es la huida o la agresión si se ve muy apurado. Por eso, muchas veces se etiqueta de agresivo a un perro que realmente tiene miedo. Esto pasa precisamente con los perros de raza pequeña que pueden sentir miedo ante perros más grandes y por ello ladran o se ponen agresivos.

En este caso también la educación del perro es esencial antes de que empeore ese miedo y haga que los ladridos y las reacciones esquivas acaben por convertirse en conductas más agresivas.

mi perro ladra mucho

Cómo evitar el síndrome del perro pequeño

Si con toda tu buena intención estás dejando que tu perro haga lo que quiera porque te parece que es algo muy tierno o gracioso, esto tiene que terminar si es que quieres evitar el síndrome del perro pequeño. 

Es muy importante que pongas límites y normas y que no seas tan permisivo con todo lo que hace.

Conviene que comprendas que, aunque se vea como un perro pequeño, tu perro debe comportarse como cualquier otro. Y tendrá que ser corregido cuando realice un mal comportamiento.

Si te sientes identificado y quieres comenzar a cambiar esta situación, toma nota de ciertos cambios que puedes acometer desde ahora mismo:

No cedas en tu espacio

Tu cama es tuya y tu sillón también. Lo más conveniente es que tu perro pueda dormir en su propia camita, a ser posible, en otra habitación de la casa alejada de la tuya. Si no lo haces, tu perro al final se acostumbrará y entenderá que puede hacer lo que le dé la gana en cualquier zona de la casa.

Pasea a tu perro siempre con correa

Otro consejo para evitar el síndrome del perro pequeño es no llevarlo en brazos ni en carrito ni en un trasportín. Tu perro es un perro y por tanto tiene que andar por el suelo con sus patas y con correa, como todos los perros. No le dejes que tire ni que dirija el paseo, eres tú quien impone las reglas.

No le des de comer cuando te lo pida

Las rutinas son esenciales para los perros y conviene que respetes los horarios fijos para darle de comer. La alimentación de tu perro es algo importantísimo y no puedes estar dándole de comer durante todo el día de tu comida. Si quieres darle un premio, hazlo cuando se lo haya ganado con una buena conducta.

Corrige su mal comportamiento

Si se sube a la cama, si ladra a los vecinos y visitas o se muestra agresivo con otros perros, no lo tranquilices con caricias, si es que quieres terminar con el síndrome del perro pequeño. Si le das mimos en vez de regañarle, creerá que está haciendo algo positivo, cuando es justo lo contrario.

Lo correcto es que le llames la atención en el momento en el que está actuando mal. Ten en cuenta que los perros reconocen la jerarquía social y saben quién es su líder. Si tú no muestras tu liderazgo, es posible que tu perro empiece a luchar por conseguir esta posición social.

No le castigues

No se trata de castigar al perro cuando lo haga mal, sino de establecer límites claros desde el inicio de la crianza y aplicar el refuerzo positivo como son los pequeños premios que le ayudarán a detectar qué debe hacer y qué no.

Mantenlo entretenido

Como ya te hemos comentado, un perro aburrido no es una buena opción. Entrénalo, estimúlalo, juega con él,… ya sabes que tienes una gran oferta de juguetes que te ayudarán a tenerle activo y alejado de los malos comportamientos.

Los paseos y el ejercicio físico le ayudarán a quemar energía y canalizar la ansiedad que pueda acumular durante el día.

Trabaja en equipo con toda la familia

No vale que en la familia haya quien mime al perro y otro le regañe ante la misma acción. Procura que todos tengáis las pautas claras y mantengáis los mismos límites en casa para contribuir a eliminar el síndrome del perro pequeño.

manías perros

En definitiva, el síndrome del perro pequeño es un problema habitual que puede ser causado por el carácter propio del perro, por una crianza inadecuada o un poco de ambas cuestiones. Como ves, con los límites y enseñanzas precisas, todo perro pequeño puede ganar confianza y adquirir los hábitos apropiados. Pon estos consejos en práctica. Cuanto antes, mejor. ¡Ya verás lo bien que resultan!

Si te ha resultado interesante este artículo sobre el síndrome del perro pequeño, compártelo, ya que otras personas puede estar en tu misma situación. Y si tienes algún truco para corregir el síndrome del perro pequeño, te invitamos a compartirlo con todos en el cajón de comentarios de aquí abajo o a través de nuestros perfiles de Facebook, Instagram y en el canal de YouTube. También podemos ayudarte a resolver dudas en cuanto a la socialización de los perros de raza pequeña porque ya sabes que en Las Almenas nos dedicamos a la crianza responsable de estos adorables cachorros.

¿Te ha gustado este artículo?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 4.5 / 5. Recuento de votos: 17

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

2 respuestas

    1. Hola Cristina, gracias por comentar. Seguro que estos consejos para poder trabajar el síndrome del perro pequeño te ayudarán, no es tanto ser nervioso y si ser activo. Al final son perritos que les gusta jugar y correr, hay que entenderles y trabajar con ellos de la misma manera que hacemos con los niños. Si podemos ayudarte en algo, recuerda que tenemos posibilidad de realizar clases y sesiones de educación canina que te pueden interesar. Estamos en contacto. Un saludo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Hablamos?