LAS
ALMENAS

Llámanos ahora

696 38 41 92

Horario de apertura

Lun-Sab 10:30 - 18:30​

Whatsapp

696 38 41 92

La alimentación de un perro, ¡guía completa!

4.5
(20)

¿Qué come un perro?

Piensos especiales, piensos ricos en proteínas o sin cereales, comida natural, dieta BARF, comida casera para perros… Con tantas opciones disponibles para alimentar a tu perro es normal que surjan dudas a la hora de elegir qué comida es la más adecuada. 

Esta es, sin duda, una elección importante porque la alimentación es la base de su salud presente y futura, por lo que no debemos tomar esta decisión a la ligera. Antes, conviene tener en cuenta todos los factores que aquí te comentamos.

alimentación-de-un-perro

¿Cómo debe ser la alimentación de un perro?

Ya sabemos que los perros por naturaleza son carnívoros, al igual que los lobos. Sin embargo, debido a su domesticación y convivencia en nuestros hogares, han variado su alimentación. Ya no necesitan salir a cazar y se han acostumbrado también a más tipos de comida con tendencia hacia una alimentación más omnívora. 

No obstante, aunque los perros ya no son carnívoros exclusivos, sí que requieren proteína animal en la base de su alimentación y debes procurar que reciba la cantidad adecuada. Además de la carne, los perros pueden consumir otras proteínas de origen animal, como es el caso del pescado o el huevo. 

En la dieta de tu perro también debes incluir un aporte adecuado de grasa y, en menor cuantía, también necesita hidratos de carbono y fibra, que puede conseguir a través de alimentos vegetales.

No olvides facilitar agua a tu perro para lograr una correcta hidratación y evitar problemas de estreñimiento.

 

Para facilitar la digestión de los perros, lo más recomendable es que no le des de comer toda la comida en una sola toma diaria. Es más adecuado que vayas dosificando su alimentación diaria en varias tomas para que no se hinche de golpe. Procura seguir una rutina en cuanto a los horarios y el lugar en el que come o si no, se mostrará con cierto nerviosismo porque no sabe cuándo le toca comer.

 

¿Cuánta cantidad de alimento necesita un perro?

Calcular la cantidad exacta de alimento y calorías que necesita un perro es algo complicado, ya que depende de varios factores:

1.Edad del perro

Dependiendo de si es cachorro, adulto o senior tu perro necesitará diferentes cantidades de alimento y de nutrientes. Así, el perro adulto, que realiza más actividad física que el cachorro o el senior, necesita más proteínas. 

Cuando el perro es un cachorro de menos de 4 meses puede necesitar 4 tomas de comida al día. Puesto que su estómago aún es muy pequeño, se sacian con poco alimento y a la vez hacen una digestión rápida, de ahí que tenga que comer poca cantidad varias veces al día. A partir de los 8 meses de edad pueden ser necesarias 3 tomas. En la edad adulta basta con dos tomas de comida al día, y ya en edad más avanzada, con una a dos comidas al día es suficiente.

 

2.Tamaño y raza del perro

Como es obvio, los perros de raza grande tienen mayor gasto energético que los perros de raza mini o toy, y es por eso que necesitan ingerir diferentes cantidades de alimento. 

Pero también es necesario que el tamaño de la ración se adapte al tamaño del perro. Así, si decides alimentar a tu perro de raza mini con croquetas o bolas de pienso, estas tienen que tener el tamaño adecuado para que les quepa en sus bocas pequeñas y las puedan masticar bien. Ten en cuenta que, si son demasiado grandes, podrían provocarles atragantamientos. Afortunadamente, hoy en día podemos encontrar piensos de muy buena calidad para perros de razas mini o toy que nos evitan estos posibles problemas.

 

3.Actividad física que realiza el perro

Otra cuestión que condiciona la cantidad de alimento que precisa tu perro es la actividad física que realiza. En el caso de los perros que son tranquilos y apenas pasean o juegan durante el día, no hay que darles demasiado alimento porque no van a lograr quemar muchas calorías, por lo que podrían engordar e incluso llegar a la obesidad. En cambio, los perros que se ejercitan con más intensidad van a necesitar un aporte calórico mayor. 

 

4.Patologías que tenga el perro

Celiaquía, obesidad, problemas digestivos o renales, diabetes, patologías en la piel o pelaje, … si tu perro tiene algún problema de salud va a necesitar una alimentación adaptada a sus necesidades especiales. En el mercado puedes encontrar piensos que se ajusten a las diferentes requerimientos y patologías.

 

Tipos de alimentación y piensos para perros

 

Ahora sí, vamos a ver cuáles son las diferentes opciones que tienes a tu alcance para alimentar a tu perro:

1-Pienso para perros 

Es la alimentación más común que damos a nuestros perros. Hay que tener en cuenta que no todos los piensos tienen la misma composición ni la misma calidad ni el mismo precio.

Es muy importante que te fijes en la etiqueta del producto y compruebes que el porcentaje de proteína animal es alto y que el de ingredientes de origen vegetal que contiene es reducido. Cuantas más proteínas, mejor.

Pero, además del porcentaje de proteínas, hay que tener en cuenta el valor biológico de dicha proteína para que sea bien asimilada por el organismo de tu perro. Así, por ejemplo, si la proteína del pienso proviene de patas o picos de animales estamos hablando una proteína de menor valor biológico que si proviene de otras partes, como los muslos o la pechuga.

 

Es cierto que en el supermercado vas a encontrar piensos muy económicos, pero si quieres asegurarte de que el pienso que le das a tu perro es de buena calidad, conviene que recurras a tiendas especializadas en animales. Si escoges un pienso de buena calidad estarás dando a tu perro o cachorro un alimento muy completo que le aportará una cantidad adecuada de proteínas, además de cereales, algunas verduras y vitaminas y minerales.

 

Además de tener en cuenta las proteínas y su valor biológico, también debes valorar los tipos de piensos según su procesado y humedad que contengan:

 

-Alimentos secos 

Son los piensos más demandados, aunque no por ello sean los más adecuados. Se trata de bolitas o croquetas secas que se cocinan a muy alta temperatura, por lo que apenas contienen un 10% de humedad. Su principal ventaja es que obligan a la masticación y, con ello, se produce una limpieza de dientes. Además, al ser más lenta la ingesta, ayuda a controlar la cantidad de alimento y produce bastante saciedad.

En cambio, el mayor problema reside en que durante el proceso de cocinado a temperaturas muy altas se pierden gran cantidad de nutrientes, por lo que requieren que se complete con aporte de vitaminas y minerales para que sea una opción más completa y saludable.

 

-Alimentos semihúmedos

Son alimentos procesados a menor temperatura que los alimentos secos. Tienen una textura más blanda que los piensos tradicionales, por eso, gustan mucho a los perros y consiguen una mejor aceptación. Además, al tener más proporción de agua, aportan mayor hidratación.

 

-Alimentos húmedos 

Podemos considerar como alimentos húmedos las latas, tarrinas y sobres de comida que se conservan con un alto grado de humedad. Algunos de estos productos tienen la ventaja de poderse incluso cocinar en el propio envase esterilizado, lo cual confiere mayor seguridad e higiene sanitaria. Estos alimentos húmedos suelen ser más ricos en proteínas y con menos carbohidratos, por lo que son más apetecibles y sabrosos para tu perro. 

 

 

2-Piensos especiales 

 

Los piensos, además de adaptarse a las edades del perro, también se adaptan a determinadas necesidades especiales. De este modo, podemos encontrar distintos piensos, como es el caso del pienso sin cereales o “grain free” que, en vez de incluir cereales, lleva otras fuentes de hidratos de carbono más digeribles, como las patatas, legumbres, boniato u otras féculas. Otro ejemplo de pienso especial es el hipoalergénico, idóneo para perros con alergias alimentarias. En estos piensos encontrarás una única fuente de proteína: pavo, pollo, cordero, merluza, sardina, … 

 

3-Dieta BARF

La dieta BARF es otro tipo de alimentación basada en productos que no han sido sometidos a tratamientos térmicos. BARF responde a las siglas de “bone and raw food”, es decir, “huesos y comida cruda” y, precisamente, este es el objetivo de esta dieta que persigue una alimentación más natural, como la que se daba antaño a los perros. 

No obstante, es necesario tener en cuenta que la alimentación con carne cruda conlleva riesgos nutricionales y sanitarios. Por un lado, el consumo de huesos puede provocar la rotura de un diente, estreñimiento o incluso una perforación intestinal o estomacal. Pero, además, la ingesta de carne sin cocinar también expone al perro, y al resto de la familia, al riesgo de ingerir patógenos como la salmonella o toxoplasma, entre otros. Estos microorganismos normalmente se eliminan al congelar o cocinar la carne antes de consumirla. 

 

4-Comida casera 

Para muchas personas, la comida casera es la mejor opción de alimentación canina exenta de conservantes, colorantes o saborizantes. Pero la comida casera para perros también tiene sus inconvenientes, ya que si se cocina a temperaturas muy altas es posible que se pierdan en la cocción muchos de sus nutrientes. 

Además, requiere que la persona tenga conocimiento de nutrición para conseguir que, mediante la comida casera, el perro reciba una alimentación completa. Ten en cuenta que su alimentación y necesidades nutricionales son diferentes a las nuestras.

También hay que considerar el tiempo y el espacio que son necesarios para poder cocinar y conservar por separado en el congelador la comida del perro. Esto no siempre es fácil de conseguir.

Estas son las opciones y dietas alternativas para alimentar a tu perro. Es importante que valores los pros y contras de cada uno y elijas la mejor opción para ti y para tu perro. En esa decisión no te dejes llevar por las modas o tendencias, porque lo importante es que des a tu perro una dieta equilibrada con los nutrientes esenciales en la cantidad y calidad que necesita. 

 

Cualidades de un buen pienso para perros

Piensos hay muchos, pero no todos son igual de saludables ni adecuados. En Las Almenas, como expertos en la crianza de perros toys o mini, siempre recomendamos adquirir aquellos piensos que tienen un alto porcentaje de carne o pescado, es decir, de proteínas. Pero también deben indicar de manera clara el tipo de carne y pescado que se incluye, evitando las vísceras o tripas. 

En la etiqueta del pienso también podemos encontrar otros ingredientes no cárnicos, como las verduras e hidratos de carbono o cereales. Pero su porcentaje debe ser reducido porque lo fundamental, insistimos, es que la proporción de carne en el pienso sea muy superior a la de verdura e hidratos, y no al revés. 

Otra cuestión esencial que, desde Las Almenas, aconsejamos es que hay que tener en cuenta la forma en la que está hecho o procesado el pienso. Básicamente se dividen en dos tipos: los extrusionados y los no extrusionados:

 

Pienso extrusionado

Son las croquetas o bolitas crujientes que, como decimos, son las formas más comunes de alimentar a los perros con piensos. Para producir estos alimentos secos, es necesario someterlos a altísimas temperaturas, hasta 140ºC, para así conseguir que el pienso se conserve mejor y por más tiempo en el envase. 

Sin embargo, durante el proceso de cocinado a tan altas temperaturas, hace que los alimentos pierdan gran cantidad de nutrientes. Es por eso que muchos de estos piensos tienen que compensar ese déficit añadiendo vitaminas, minerales, grasas y suplementos que lo haga más completo y apetitoso. 

 

Pienso no extrusionados

Para los profesionales que nos dedicamos a la cría de perros, los piensos no extrusionados son los más adecuados. Se trata de piensos que para su elaboración el alimento no se somete a altísimas temperaturas por lo que conservan mucha más humedad.  Normalmente, el alimento se cocina a unos 70ºC-75ºC. Hay que tener en cuenta que 70ºC es el mínimo que marca la ley para evitar la salmonelosis. De este modo, el alimento conserva mucho mejor sus nutrientes y hace que las albóndigas sean más blanditas y tengan una mejor textura.

Esta cocción a menor temperatura también incide en la calidad de las grasas, ya que reaccionan a partir de los 100ºC. Finalmente, los ingredientes se prensan a baja temperatura sin necesidad de añadir ningún tipo de vitamina o complemento alimenticio. 

El resultado es un alimento muy completo, compacto, blandito y con mejor textura y palatibidad. Notarás que las raciones son más pequeñas que con las bolitas extrusionadas que contienen más aire, pero verás que con menos cantidad tu perro estará saciado. También la digestión de tu amigo canino es mejor con estos alimentos, prueba de ello es que producen menor cantidad de heces. Eso sí, estos piensos prensados en frío suelen ser más caros y más delicados de conservar.

Un ejemplo de pienso no extrusionados es el Ibérico Lynx, uno de los mejores piensos para tu mascota. Están elaborados con ingredientes naturales, frescos y, lo más importante, con carnes de la mejor calidad. Los ingredientes son 100% naturales y aptos para el consumo humano en origen. Además, contiene la etiqueta ecológica Soil Association cuyo objetivo es proteger el medio ambiente y promover la sostenibilidad. También garantiza que el producto cumple con los requisitos ecológicos de la UE. 

Es por eso que en Las Almenas facilitamos este tipo de piensos a todos nuestros cachorros tras el destete. Gracias a su extensa variedad, podemos elegir el mejor alimento según la edad y el tamaño del animal. Todo ello nos garantiza un buen desarrollo nutricional que, sin duda, incidirá en una vida sana, longeva y feliz del perro.

 

Variedad y adaptación 

Existen hasta 10 variedades de pienso Ibérico Lynx, cada una adaptadas a las necesidades de cada perro. Para los cachorros contamos con las variedades Started y Puppy, esta última es especial para las razas pequeñas con un sistema endocrino más rápido.

Para los perros adultos encontramos otras ocho variedades: Adulto, Adulto mini (perros de raza pequeña), Light (con fórmula especial para perder peso), Senior (para perros mayores o sedentarios), Lamb (aporte exclusivo de cordero para perros con procesos gastrointestinales), Digestive (para perros con el tracto digestivo sensible), Grain free tunny (solo contiene proteína de pescado y sin cereales, ideal para perros con patologías dérmicas) y Grain free duck (no contiene cereales ni pescados, indicado para perros con alergias y/o celiaquía).

 

Alimentos prohibidos para los perros

Además de conocer lo que debe comer tu perro, también es esencial conocer aquellos alimentos que los perros no deben probar o comer con frecuencia. Muchos son alimentos que nosotros podemos ingerir sin problemas y que podemos estar tentados a ofrecérselos, pero si lo hacemos, puede sufrir una intoxicación, así como otros daños en su organismo que podrían llegar a ser mortales.

Estos son los alimentos que debes evitar dar a tu perro:

-Chocolate, café y té

La teobromina del cacao y del té, al igual que la cafeína del café son sustancias naturales que estimulan el sistema nervioso central. Ese efecto estimulante, incluso en dosis muy pequeñas, puede causar arritmias cardíacas, convulsiones e incluso la muerte del perro. Es por eso, que nunca debemos ofrecérselos a los perros y, en caso de ingesta accidental, es necesario provocarle el vómito cuanto antes y acudir a las urgencias veterinarias.

 

-Cebolla y ajo

La cebolla es uno de los alimentos prohibidos para perros más conocidos. Al igual que ocurre con el ajo, la cebolla contiene alicina, una sustancia que se libera tras la masticación y que provoca una lesión oxidativa. Esta lesión puede provocar anemia hemolítica, es decir, una enfermedad hepática por la que puede requerir una transfusión de sangre y, como último recurso, extirpar el bazo inflamado. 

No obstante, el consumo accidental y mínimo de cebolla o de ajo no es preocupante, solo lo es si le damos estos alimentos al perro de forma continuada. Entonces es posible que el perro tenga problemas gastrointestinales (vómitos, debilidad) e incluso ictericia en la piel.

-Aguacate

Hay algunas frutas y verduras que pueden ser dañinas para los perros. Una de ellas es el aguacate. Esto se debe a su contenido en persina, una toxina que deriva de los ácidos grasos del aguacate, especialmente presente en el hueso y en las hojas, y no tanto en la carne. No obstante, es conveniente evitar que los perros consuman cualquier parte del aguacate.

-Huesos cocidos

Sí, aunque creas que los huesos son un manjar para tu perro, nunca se los des cocidos. Esto se debe a que los huesos cocinados pierden su elasticidad y se rompen formando pequeñas astillas que pueden ocasionar una obstrucción de la tráquea, lesiones, perforaciones, desgarro y muchas otras lesiones internas. Por lo tanto, si quieres darle un hueso a tu perro, asegúrate de que esté crudo y que tenga carne alrededor.

-Setas

Al igual que nos sucede a los humanos con determinadas setas, también para los perros las setas son un alimento prohibido. Sobre todo, aquellas que pertenecen a los géneros Amanita, Lepiota y Galerina, que son potencialmente mortales para ellos.

En caso de intoxicación por setas, es necesario acudir al veterinario cuanto antes porque actúan muy rápido. Es posible que el perro muestre vómitos, babeo, diarrea, temblores, confusión, convulsiones y, en los casos más graves, un fallo multiorgánico que le puede llevar a la muerte.

-Azúcar

Al igual que el azúcar es un enemigo de la dieta saludable de las personas, también lo es para los animales ya que puede causar obesidad e incluso diabetes que, a su vez, deriva en otras complicaciones cardiovasculares, así como la pérdida de visión. 

No pasa nada porque en un momento concreto el perro le dé un lametazo a un trozo de tarta, pero hay que procurar evitarlo.

-Sal

Del mismo modo que ocurre con el azúcar, los perros pueden tolerar cierta cantidad de sal, pero hay que evitar el consumo excesivo. Es por eso que hay que fijarse en el etiquetado de los alimentos y evitar darle constantemente alimentos con sal. 

-Leche

La lactosa es un tipo de azúcar propio de la leche que los perros no pueden digerir, ya que provoca mucho malestar y diarreas. Sin embargo, sí que pueden comer quesos o yogurt, donde la lactosa ha sido fermentada. Por lo tanto, los derivados lácteos son un buen suplemento de calcio y proteínas.

 

¿Te ha parecido interesante este artículo? Desde Las Almenas esperamos que te haya despejado tus dudas sobre la nutrición canina, además te dejamos este post especializado en lo que no debes hacer con la alimentación de tu perro, como mezclar alimentos. Queremos que tu perro tenga los mejores cuidados, y por tanto la mejor alimentación para que crezca fuerte y saludable.  Síguenos en nuestras redes sociales para más consejos Facebook Instagram y nuestro canal de Youtube, ¡hasta la próxima!

¿Te ha gustado este artículo?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 4.5 / 5. Recuento de votos: 20

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Hablamos?