LAS
ALMENAS

Llámanos ahora

696 38 41 92

Horario de apertura

Lun-Sab 10:30 - 18:30​

Whatsapp

696 38 41 92

grietas_almohadillas_perros

7 consejos básicos para proteger las almohadillas de los perros

4.9
(14)

Son muy resistentes y están preparadas para andar y correr sin dañarse. Podríamos decir que las almohadillas de los perros equivalen a la suela de tus zapatos. No obstante, esta es una zona sensible que debemos cuidar y prestar atención para comprobar que está en buen estado.

Y es que, las almohadillas de los perros, al estar siempre en contacto con el suelo, se pueden agrietar, herir y quemar.

almohadillas_perros

Si a tu perro le salen heridas en esta zona y quieres prevenir estos problemas, en nuestro blog de perros de Las Almenas, queremos darte estos 7 consejos básicos para que aprendas cómo proteger las almohadillas de los perros.

¿Cómo son las almohadillas de los perros?

Cada pata de tu perro tiene estas almohadillas digitales que, en realidad, son depósitos de grasa con gran elasticidad, capaces de amortiguar cualquier impacto que puedan sufrir en los huesos de los dedos o las articulaciones al caminar o correr.

La piel de esta zona es más gruesa, oscura y sin pelo. Contiene una capa ancha y superficial de queratina, la proteína que también forma parte de las uñas y el pelo. Esta proteína hace que las almohadillas sean tan resistentes.

En las almohadillas de los perros también se encuentran unas glándulas sudoríparas que ayudan a regular la temperatura corporal y a mantener las almohadillas hidratadas con el fin de evitar que se resequen y se agrieten.

quemaduras-almohadillas_perros

Además, estas glándulas sirven también para que el perro pueda marcar su territorio cuando restriega sus patas contra el suelo.

¿Por qué se dañan las almohadillas de los perros?

Aunque ya hemos dicho que son muy resistentes, las almohadillas de los perros tienen muchas terminaciones nerviosas, por lo que cualquier lesión que aparezca en la zona puede resultar muy molesta para tu amigo peludo.

Así que, si quieres evitar un sufrimiento innecesario a tu perro, conviene que comprendas cuáles son los diversos motivos que afectan el buen estado de las almohadillas:

  • Pelo y uñas.

A algunas razas, les crece pelo entre los dedos, lo cual puede causar nudos y deformaciones en las almohadillas de los perros. Esto mismo también sucede si el perro lleva las uñas muy largas. Si dejas que crezcan demasiado, el perro no podrá pisar de forma adecuada y las almohadillas se deformarán, con el consiguiente riesgo.

  • Heridas por erosión

El excesivo desgaste que sufren las plantas de las patas es una de las principales causas de las lesiones en las almohadillas de los perros. En este caso tiene mucho que ver la dureza y el tipo de superficie que pisa tu perro.
También influye el exceso de ejercicio o, por el contrario, la falta de actividad, ya que la piel se vuelve más blanda y, por tanto, más vulnerable a la erosión.

  • Grietas

Las grietas en las almohadillas de los perros suelen aparecer en los meses de frío donde las bajas temperaturas hacen que se resequen y pierdan elasticidad. Si a tu perro le salen grietas en estas circunstancias, no te preocupes demasiado, pero sí que debes procurar hidratar la zona para evitar que las grietas se transformen en heridas. La vaselina pura puede ser de gran ayuda en estos casos de grietas.

  • Quemaduras por altas temperaturas

¿Paseas a tu perro por el asfalto en pleno verano? Pues esta es una de las causas de las quemaduras en las almohadillas de los perros. Esto sucede porque en pleno verano, el asfalto puede alcanzar los 70 grados con facilidad. Algo similar ocurre con la arena de playa. Si a ti te quema, a tu perro también. La prevención en estos casos es bien sencilla; cuando haya temperaturas altas haz los paseos por las sombras y jardines. Y en caso de producirse quemaduras, procura hidratar la pata y aplicar alguna crema cicatrizante o con antibiótico que tu veterinario podrá recomendarte.

  • Quemaduras por frío

Puesto que las almohadillas de los perros son tan sensibles, el frío excesivo es también un riesgo para sus patas. Al pisar la nieve fría pueden aparecer roces, grietas y quemaduras en las almohadillas, así que intenta evitar estas situaciones y si no es posible, puedes utilizar protectores para las almohadillas. Recuerda que, en periodo invernal, algunas razas, sobre todo las razas toy o mini, necesitan protegerse también con ropa. Si tienes dudas al respecto, te invitamos a leer nuestro artículo “Cómo abrigar a tu perro durante el invierno”.

  • Heridas por traumatismos

Cristales, astillas y demás objetos punzantes pueden acabar en las almohadillas de los perros provocando heridas de mayor o menor consideración. En caso de que haya un excesivo sangrado, puede ser necesario poner puntos de sutura. Antes de acudir al veterinario procura detener la hemorragia con agua oxigenada y gasas estériles.

  • Inflamación

Finalmente, si encuentras que una de las almohadillas de tu perro está inflamada, debes plantearte cuál es su causa, ya que puede deberse a una reacción alérgica, a la picadura de un mosquito o a un objeto extraño que se haya quedado clavado. Si no lo tienes claro, será mejor acudir al veterinario.

Cómo curar las heridas y quemaduras leves

Si se ha producido una herida superficial, puedes hacer la cura en casa, pero si crees que es algo más grave, siempre recomendamos acudir a un veterinario por si hace falta antibiótico, puntos de sutura o incluso intervenir en forma de cirugía.

aloe-vera-perros

Para ello tendrás que seguir estos sencillos pasos:

  • Limpia la herida con agua tibia o fría para revisar el tamaño de la lesión y valorar si es o no necesario acudir al veterinario.
  • Desinfecta la herida con agua oxigenada y después aplica algún otro desinfectante como la clohexidina.
  • No conviene que tapes la herida con un vendaje, es mejor dejarla al aire para que cicatrice. Puesto que no puede andar bien, cógelo en brazos. Y si tiene que ir andando ponle un vendaje suelto, no lo aprietes. Si queda muy apretado puede hacer de torniquete, lo cual puede ser muy peligroso.
  • Finalmente, puedes aplicar alguna pomada cicatrizante para acelerar la cicatrización lo antes posible y que tu perro pueda andar sin molestias cuanto antes.

7 consejos básicos para proteger las almohadillas de los perros

Ahora que ya conoces cuáles son las causas y los problemas que pueden aparecer en las almohadillas de los perros, es el momento de conocer cómo prevenir estos problemas.

limpiar_almohadillas_perros

Entre otras muchas cosas, a continuación damos 7 consejos que debes leer con atención para evitar problemas con las almohadillas de tu perrete.

  • Evita los paseos en horas de excesivo calor o frío

Puesto que las quemaduras por frío o calor son el tipo de heridas más comunes que se presentan en las almohadillas de los perros, es imprescindible evitar estas situaciones. Así que olvídate de los paseos sobre las placas de hielo, el asfalto caliente y la arena de playa en pleno verano.

  • Mantén una correcta hidratación

Aplica cremas hidratantes en las almohadillas para evitar que se resequen y agrieten. La vaselina o las pomadas con centella asiática o aloe vera pueden ser una buena opción, ya que además de hidratar, este producto actúa como regenerador, cicatrizante y antiséptico.

  • Recorta el pelo de las patas

Si tu perro tiene mucho pelo entre los dedos de sus pezuñas, conviene que le cortes ese pelo con mucho cuidado para evitar que se le formen nudos o que se acumule la suciedad y el sudor, que impiden que tu perro pueda andar con normalidad.

  • Ejercicio con moderación

El sedentarismo de los perros implica que las almohadillas se ablanden y se vuelvan más sensibles a la erosión. Por tanto, para mantenerlas en buen estado, conviene practicar actividad a diario, pero ¡sin pasarse! Porque también el ejercicio en exceso acaba por desgastar y erosionar en exceso las almohadillas.

  • Endurece las almohadillas de tu perro

Además del ejercicio diario, existen productos que ayudan a endurecer las almohadillas de los perros. Si tu perro suele tener problemas en esta zona, pregunta a tu veterinario por el producto más adecuado. Si le das una crema de tratamiento tendrás que tener cuidado para que no la lama, hay quienes les ponen unos calcetines para evitarlo.

  • Evita los baños prolongados

Si a tu perro le gusta bañarse, no le dejes que esté más de 15 minutos sumergido porque la piel y las almohadillas se pueden ablandar. Si esto sucede, al salir del agua estarán más susceptibles de sufrir daños.

  • Revisa las almohadillas después del paseo

Tanto los objetos punzantes como las pequeñas espigas pueden clavarse entre los dedos, provocando infecciones. Para prevenir esto, lo más acertado es revisar las almohadillas a la vuelta del paseo. Retira todo lo que veas: ramitas, arena, espigas, etc.

Volver a caminar

Lo que más te gusta en el mundo es salir a pasear con tu perro, ¿verdad? Da igual a dónde vayas, él siempre te sigue… pero si tiene heridas en las almohadillas tendrás que esperar un tiempo.

consejos_paseo_perro

El tiempo que tarda en curarse las heridas que se producen en las almohadillas de los perros varía en función del tipo de herida, puede ser cuestión de una semana o de incluso meses.

¿Tu perro tiene grietas o heridas con frecuencia? Cuéntanos cómo consigues aliviarlo en nuestra caja de comentarios aquí abajo o a través de nuestros perfiles Facebook , Instagram o en nuestro canal de YouTube .

Esperamos que el artículo te haya parecido interesante y que hayas resuelto tus dudas sobre cómo proteger las almohadillas de los perros.

Desde nuestro criadero de Las Almenas te deseamos un ¡feliz paseo!

¿Te ha gustado este artículo?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 4.9 / 5. Recuento de votos: 14

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Hablamos?